La expatriación de trabajadores: qué es y qué implicaciones tiene.

expDebido a los procesos de globalización empresarial cada día nos encontramos con mas casos de expatriaciones de empleados.

Hablamos así de varios conceptos que tenemos que diferenciar:

expatriados

Como se puede apreciar, es importante saber definir cual es cada concepto a fin de poder denominar bien a cada tipo de trabajador y que implicaciones de movilidad internacional conlleva cada situación.

EL TRABAJADOR EXPATRIADO

Como se ha indicado arriba, hablamos de trabajadores que teniendo contrato laboral en España son destinados a trabajar en el extranjero por un periodo de tiempo que puede rondar entre el año y los 3–‐4 años. La tónica generalizada es que una vez se llegue a los 5 años o mas se proceda a la localización del trabajador en el país de destino.

 ¿qué aspectos rodean a este trabajador?

La salida a trabajar al extranjero tiene implicaciones tanto gerenciales para el departamento de RRHH encargado de la movilidad internacional como jurídicas (laborales, seguridad social, fiscales y de extranjería).

El departamento de RRHH que se encarga de la movilidad internacional y por tanto de los trabajadores que son desplazados a trabajar fuera de España tiene que tener una buena política de expatriación a través de un “documento de política de expatriados” en el que se contemple cual será el destino, el tipo de trabajo a desempeñar, el tiempo de desplazamiento, la retribución, efectos fiscales del desplazamiento, efectos en la Seguridad Social, y todos aquellos trámites que sean necesarios para realizar una buena expatriación.

Frente a todos estos conceptos básicos deberíamos añadir tambien un nuevo concepto: el “coaching para expatriados”.

A grandes rasgos un departamento de RRHH encargado de los procesos de expatriación tiene que tener en cuenta lo siguiente:

-­Puesto de trabajo que se está ofertando.

-­País de destino (detalle del mismo).

-­Características del trabajador que se necesita para ese puesto.

-­Características del puesto de trabajo a desempeñar.

 -­Si es un destino familiar o no.

-­Explicación clara de la retribución: salario base, plus de expatriación, dietas, etc.

-­Explicación de la situación fiscal: ventajas de la expatriación.

-­Explicación de la situación con la seguridad social española.

-­Y por ultimo, que tipo de visados o autorizaciones serán las necesarias para ese destino.

Como puede apreciarse el hecho de desplazar a un trabajador a trabajar fuera de España no es sencillo y cada caso es distinto de tratar.

EL TRABAJADOR IMPATRIADO

Es el caso de los extranjeros que vienen a trabajar a España. Habría que distinguir a los trabajadores que provienen de Europa de los del resto de países, ya que su regulación a nivel legal varia mucho.

En ambos casos, estos trabajadores pueden venir con contrato de trabajo o bien con carta de desplazamiento (porque
mantienen sus contratos en el país de origen). A nivel de extranjería todos estos datos tienen sus implicaciones y por tanto se tendrá que tener en cuenta que tipo de Ley de extranjería es la que tendríamos que aplicar y que tipo de autorización de trabajo y/o residencia le corresponde al trabajador.

Es importante contar con una buena asesoría en este sentido ya que si no se aplica correctamente la ley adecuada, posteriormente pueden darse muchos inconvenientes.

A nivel fiscal, los trabajadores impatriados pueden beneficiarse del régimen de impatriados que contempla nuestra LIRPF, siempre que se den los requisitos formales.

A grandes rasgos podemos decir que:

  • Hay que diferenciar los trabajadores que provengan de la UE de los de terceros países.
  • La ley de extranjería distingue a los nacionales de la UE de los nacionales de terceros países a la hora de proceder a la regularización.
  • Hay que tener en cuenta que tipo de contrato tendrá o si vendrá desplazado a través de una prestación transnacional de servicios.
  • A nivel fiscal, tener en cuenta si aplica o no el régimen de impatriados y el beneficio que conlleva.
  • A nivel de Seguridad Social, depende del tipo de desplazamiento habrá que proceder al alta o no.

Para finalizar, considerar que tanto la marcha de un trabajador de España al extranjero como la venida a España de un trabajador extranjero tiene sus implicaciones tanto a nivel personal y gerencial como a nivel jurídico, dos ámbitosque hay que tener muy en cuenta a la hora de comenzar un proceso de expatriación/impatriación.

Alejandra López, abogada y Socia Directora del Estudio Jurídico Ayex Legal

Autora de la Guía práctica para la gestión del trabajador expatriado

© 2014 Asociación Española de Profesionales de Recursos Humanos